¿LOS HUMANOS, POR QUÉ ESTAMOS EN EL MUNDO TIERRA?

Post 7 of 17

¿LOS HUMANOS, POR QUÉ ESTAMOS EN EL MUNDO TIERRA?

 

Esta es una excelente pregunta, porque cada quién tiene una respuesta diferente, respecto a la razón de vivir en este mundo, tan lleno de injusticias y desigualdades, en donde todos luchamos por sobrevivir, en medio de este enorme manicomio en que hemos convertido la Tierra, pues   mientras unos gozan, otros sufren y  lloran, o carecen de lo estricto ante el despilfarro de muchos. Y no nos explicamos las aparentes injusticias del Dios religioso, que hace cuanto quiere con su inmenso poder. Vemos muchos niños sin pelo, víctimas del cáncer, otros con enfermedades congénitas cardiovasculares  o que requieren trasplantes de órganos  o de médula ósea. Gran parte de la humanidad con Diabetes Mellitus, cáncer, VIH., y otras enfermedades incurables.

¿Qué pasa con nuestra gente? No encontramos una respuesta científica satisfactoria. Nos dicen los médicos que la Obesidad  es causa de varios padecimientos, entre ellos problemas cardíacos, artritis, etc., pero resulta que tanto las personas normales como con sobrepeso, son víctimas de estos males.

Debemos creer en la reencarnación del espíritu, para comprender esta situación patológica que encaramos con tanta resignación y entereza. Resulta que la Tierra sigue siendo un mundo de expiación, donde venimos a saldar cuentas pendientes con la Justicia Divina, porque en el pasado ocasionamos con nuestros errores daño a nuestros semejantes. Y esos sufrimientos ajenos, los pagamos con  enfermedades crónicas, o si despilfarramos fortunas, es lógico que suframos miseria y pobreza. Lo mismo si asesinamos hay que pagar dando vida a nuestras  víctimas. Es decir, la Ley del Talión, que sólo la Ley de Compensación puede aplicar, porque tiene el debe y haber de todos los seres humanos.

De otra manera no existe una explicación lógica, cuando vemos estos casos donde los bebés desde su nacimiento sufren estos trastornos que padecen, en esa edad en que la inocencia se manifiesta en todo su esplendor, cuando apenas incursionan en este mundo hostil. Culpar al Creador sería un grave error, porque ÉL es el único Santo, Perfecto, Justo y Divino, como lo hacen los Ministros religiosos, cuando son cuestionados y responden: “Esa es la  voluntad de Dios, y sólo Él sabe lo que hace”. Según ellos, Dios da la vida y la quita a su antojo. Y no es así. Desde la concepción de un ser, está autorizado para cumplir un destino, que culminará cuando haya cumplido su misión, o cuando su materia  ya no le sirve al espíritu para seguir adelante. Para eso venimos al mundo, para cobrar y saldar nuestras deudas.

También estamos aquí para acrecentar la Creación, para engendrar y concebir los hijos que cada pareja debe procrear, sean por justicia o por deber. Cuando nos obliga la Justicia, es porque venimos a reponer las vidas que quitamos en otra existencia. Cuando son por amor y afinidad, también es nuestro deber multiplicar la especie. A la vez venimos aquí para crear afinidades, borrar odios, producto de otras existencias o vidas pasadas, y la Ley nos obliga a convivir en familia  y así, esos lazos consanguíneos, borran o atenúan esos antagonismos, al fundir nuestras almas con la unión familiar. Es por eso que algún hijo nos sale rebelde y nos hace sufrir con su desobediencia. O un hermano o pariente nos hace la  vida imposible, y se dan casos de parricidios o fratricidios, porque es más fuerte el odio que el parentesco.

También la reencarnación tiene por objeto crear afinidades, y en cada existencia formamos parte de familias diferentes y mezclar las almas y lazos de afinidad y amor. Y así poder llegar a la fraternidad, ya sin los obstáculos citados, con nuestra balanza espiritual nivelada  y poder amar a nuestro hermano como está ordenado.

 

 

Eduardo Adame Hernandez.

 

 

 

 

 

 

 

Este artículo fue escrito por administrador

Menu